El arte de la herrería no solo es conocimiento, precisión y diseño, también se necesitan las herramientas adecuadas para desarrollar este trabajo, las más comunes o las que no deben faltar son las siguientes:


Máquina para soldar: el herrero debe escoger la máquina de soldar con la que más se acomode para trabajar. Este tipo de equipo tiene altos ciclos de trabajo y están construida en materiales de alta calidad. Existen algunas que son portátiles ideales para trabajos caseros o pequeña industria.


Esmeril: el esmeril es tan necesario como el martillo o el clavo, porque es lo que se necesita para pulir, desbastar y cortar metales, sin olvidar los discos de corte y desbaste.


Sierra trozadora o cortadora de metales: esta herramienta hace cortes más precisos con acabados simétricos.


Escuadra: se utiliza para medir los centímetros o pulgadas junto con la medición de los ángulos.


Escuadra magnética:  hace lo mismo que una escuadra normal, pero con la diferencia de que contiene imanes.


Piqueta: ayuda a eliminar el carbón y la escoria del metal y funciona para hacer mejores acabados.


Prensas o sargentos: logran que dos piezas se unan en paralelo, con el fin de que se puedan sostener y lograr una unión inicial.

 

Prensas de banco: sostiene las piezas que se van a soldar, también sirve de apoyo para la limpieza de los metales.

 

Prensa doble: su función es unir los ángulos de los materiales que se desean soldar.


 

Más herramientas:

  • Electrodos
  • Cable de prolongación
  • Marro
  • Cinta métrica
  • Nivel
  • Agujereadora
  • Pinza de fuerza
  • Cepillo de alambre